enero 25, 2024
Computación, Economia y negocios

OpenAI quiere sus propios chips para IA como alternativa a las GPU de NVIDIA. Acaba de encontrar el aliado perfecto

Según la consultora AMR (Allied Market Research) en 2031 el mercado de los chips para aplicaciones de inteligencia artificial (IA) tendrá un volumen de facturación de más de 263.000 millones de dólares. Es una auténtica barbaridad, sobre todo si tenemos presente que en 2021 su negocio ascendió a poco más de 11.000 millones de dólares. En cualquier caso, lo más impactante es que hoy aproximadamente el 80% de este mercado está controlado por NVIDIA.

La compañía liderada por Jensen Huang tiene una nutrida cartera de clientes que le compran sus chips para aplicaciones de IA, y uno de los mejores es OpenAI, la empresa propietaria de ChatGPT y otros servicios. A principios de marzo de 2023 la consultora TrendForce elaboró un informe en el que anticipaba que OpenAI necesitaría sostener a medio plazo el motor de inteligencia artificial de ChatGPT con más de 30.000 chips de IA que presumiblemente le compraría a NVIDIA.

La empresa de Jensen Huang va como la seda. Durante 2023 sus ingresos se han incrementado nada menos que un 56,4%, y en gran medida proceden de la venta de chips para aplicaciones de inteligencia artificial. De hecho, actualmente NVIDIA ingresa con su negocio para centros de datos cinco veces más que con su hardware para juegos. Sin embargo, este periodo de bonanza probablemente no será eterno. De hecho, OpenAI planea desarrollar sus propios chips para IA como alternativa a las GPU que está comprando a NVIDIA en grandes cantidades.

OpenAI ha encontrado el aliado ideal para fabricar sus chips para IA: TSMC

Sam Altman, el director general de OpenAI, está de excursión. Según el diario Financial Times está buscando inversores que permitan a su empresa afrontar el desarrollo de sus chips para inteligencia artificial con un propósito muy claro: reducir la dependencia que tiene actualmente del hardware de NVIDIA. Sin embargo, OpenAI necesita algo más que dinero para afrontar este proyecto; necesita la colaboración de un fabricante de circuitos integrados con la capacidad de producir todos los semiconductores que precisará en el futuro.

Hace apenas cinco días os anticipamos que este plan de OpenAI estaba en marcha, pero ahora tenemos pistas que nos invitan a aceptar que la negociación entre la compañía de Sam Altman y TSMC está muy avanzada a pesar de que todavía no se ha producido una confirmación oficial. Este fabricante de circuitos integrados taiwanés es una apuesta segura no solo por su titánica capacidad de producción, sino también por su habilidad a la hora de poner a punto nuevos nodos litográficos equipados con tecnologías de integración de vanguardia.

De hecho, nos consta que TSMC y Apple acaban de cerrar la negociación que ha permitido a la compañía liderada por Tim Cook colocarse la primera en la parrilla de salida del nodo de 2 nm de TSMC cuando esté listo. Y después llegarán los nodos de 1,8 y 1 nm. Es evidente que OpenAI está decidida a apostar por un fabricante de semiconductores sólido. Intel y Samsung son a priori alternativas a TSMC muy válidas, pero les va a costar mucho vencer la inercia positiva que lleva desde hace muchos años esta empresa taiwanesa. De lo contrario no habría logrado dominar la industria de la fabricación de semiconductores con una cuota de mercado superior al 50%.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *