agosto 18, 2023
Ciencia

Ciencias y conocimientos para un desarrollo sostenible

“Caramba y zamba la cosa, ¡qué viva toda la ciencia!” decía nuestra cantautora y poetisa Violeta Parra. Qué vivan, entonces, las ciencias y conocimientos, para un país con más crecimiento y justicia social

Todo camino se inicia con una pregunta: ¿qué sociedad queremos construir? No es una pregunta retórica, sino que hoy estamos llamados a responder con acciones concretas. Los desafíos del cambio climático, las transformaciones tecnológicas y los cambios sociales, económicos y culturales de nuestras sociedades demandan que tomemos posición y conciencia. Nuestro Gobierno ha trazado un camino para avanzar hacia un Estado de bienestar, cuyos pilares fueron presentados por el presidente Gabriel Boric en su última Cuenta Pública ante el Congreso, el 1º de junio: seguridad, derechos sociales y desarrollo sostenible.

El Ministerio de Ciencia, Tecnología, Conocimiento e Innovación tiene recién cinco años de vida, pero su papel se ha vuelto central en un contexto mundial en que los conocimientos constituyen un elemento clave para el desarrollo tecnológico, innovación productiva y social, culturas ciudadanas robustas y con mejores niveles de educación, y mejores políticas públicas. Es por esta razón que para el año 2023 la inversión en ciencia, tecnología, conocimiento e innovación creció en un 13,3%. Esta inversión realizada por nuestro Gobierno se orienta hacia un desarrollo productivo, social y ambientalmente sostenible. Una dimensión no es más importante que la otra, y esto significa una gran diferencia con otras perspectivas sobre el desarrollo. Las llamadas zonas de sacrificio nos han enseñado que cuando reducimos el desarrollo al crecimiento económico, los aspectos sociales, culturales y ambientales quedan de lado y es la población y sus territorios los que se ven afectados.

Los desafíos actuales exigen una mirada del desarrollo distinta y adecuada a nuestros tiempos. Si miramos la historia de los proyectos de desarrollo en América Latina encontramos una búsqueda propia y situada, lo que nos permite hablar hoy de un modelo de desarrollo latinoamericano. En esta búsqueda encontramos aciertos, pero también imitación de procesos de otros países, caminos fallidos, y desanclaje de las perspectivas sociales, culturales y económicas locales. Queremos aprender de esa historia, extraer las experiencias positivas, pero no repetirla.

La inversión del Estado en ciencia, tecnología, conocimiento e innovación (CTCI) del 2023 está orientada por una visión de desarrollo sostenible e integral, que implica avanzar en objetivos como descarbonización justa, resiliencia al cambio climático, diversificación productiva y mejores niveles de convivencia y seguridad. La evidencia internacional nos muestra que para alcanzar estos objetivos se requiere de inversión en investigación para contar con conocimientos que nos permitan abordar de manera innovadora y creativa los desafíos en materia productiva, social y ambiental del presente y futuro.

Bajo esta perspectiva, el Ministerio de Ciencia, Tecnología, Conocimiento e Innovación contribuye a alcanzar los objetivos de un desarrollo sostenible e integral. Para contribuir con mejores políticas públicas que permitan fortalecer el tejido social y mejorar las formas de convivencia, en el ministerio trabajamos en la creación del Instituto Público para la Convivencia y la Sostenibilidad Social, anunciado por el presidente en su Cuenta Pública. Por otra parte, el desarrollo del litio requiere de conocimientos para poder desarrollar investigación y mejores tecnologías para apoyar la estrategia nacional del litio, así como también trabajar con las comunidades, para lo cual el Instituto tecnológico y de investigación sobre litio y salares se abocará a ello, y como Ministerio estamos impulsando líneas de investigación y formación específicas en esta materia. Frente a los desafíos de la Inteligencia Artificial nuestra cartera se encuentra actualizando la política de IA y este 23 y 24 de octubre liderará la cumbre de América Latina para la ética de la inteligencia artificial, organizada en conjunto con UNESCO y CAF, con el objetivo de generar una estrategia regional en esta materia basada en una perspectiva de derechos, ética e inclusiva.

Central es el trabajo que estamos realizando con las universidades e investigadores, para fortalecer las capacidades de investigación y generación de conocimientos desde una perspectiva situada en los territorios y sus estrategias de desarrollo. Fortalecer la investigación en las universidades y las condiciones laborales de las y los trabajadores de los conocimientos es fundamental para que podamos potenciar a los territorios, sus habitantes y hacerlos florecer.

“Caramba y zamba la cosa, ¡qué viva toda la ciencia!”, decía nuestra cantautora y poetisa Violeta Parra. Qué vivan, entonces, las ciencias y conocimientos, para un país con más crecimiento y justicia social, formas de convivencia que respeten la diversidad social y el medio ambiente, y mayor confianza y seguridad. Un país que valora y aprovecha los conocimientos que genera y que pone a las ciencias al servicio de su desarrollo integral, es una sociedad que apuesta por un futuro distinto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *